Qué está pasando...

3 FORMAS DE ENAMORAR A LOS LECTORES WEB

Los autores tenemos la necesidad de estar, permanentemente, comunicando nuestros pensamientos, opiniones o, simplemente, promoviendo nuestras obras por algún medio. El método más utilizado en el último tiempo es a través de Internet. Pero, ¿estamos los autores realizando un buen trabajo en nuestro sitio web? No sólo se trata de estar, además hay que saber conectar con el corazón y la mente del lector, para lograr una vínculo permanente. Algunas formas son:

1) Escribir al mundo desde una arquetípica realidad: Los escritores tenemos la capacidad de reflexión muy desarrollada y, generalmente, somos capaces de ver en nuestra individual experiencia, cosas que son comunes a todas las personas. Estas realidades que nos unen pueden ser interesantes para un colectivo por el simple hecho de que alguien logra leerlas y comunicarlas de manera atractiva. Nos damos cuenta que, lo que nos ocurre, lo que hacemos, sentimos y decimos, no es muy distinto a lo que otros viven. Esa “arquetípica realidad” que descubre el autor en sí mismo, puede ser universal para sus lectores.

2) Interactuar permanente: Usar las redes sociales sirve para generar mayor vinculación con los lectores. Los temas en una web deben ser contagiosos. Las plataformas digitales sociales son el ambiente ideal para la viralización de contenidos. Además, para las nuevas generaciones, las redes sociales representan el escenario natural de conversación, no así los sitios web. Es importante que, cuando nuestros lectores estén comentando lo que publicamos, tengan respuesta y esta sea acorde a sus expectativas.

3) Redactar contenidos desde las vísceras: Si alguien nos lee, es porque algo de nosotros lo sedujo. Algo atractivo tenemos y, ese algo, es muy nuestro. Muchas veces, tratando de llegar a un mayor número de lectores, se comete el error de realizar una “escritura demagógica”, que intenta quedar bien con todas las posturas sin arriesgar mucho. Un verdadero autor toma posición, tiene una mirada, se define y genera una identidad. Esa personalidad, esa perspectiva se aprecia en sus letras. Cada texto habla del mundo, pero a la vez de sí. Es eso lo que, finalmente, hará al lector volver, sabiendo que, cada vez que lo lea, se sorprenderá con lo nuevo de uno.

Rodrigo Castillo Ahumada

Escritor